Apio

APIO

Propiedades Nutricionales

  • Alto contenido en agua (95%).
  • Minerales como potasio, sodio, calcio y magnesio.
  • Vitaminas: vitamina E y discretas cantidades de vitamina C o ácido ascórbico y niacina.

Preparación

El apio se consume fresco (eliminando los hilos del tallo) y hervido.

Si las hojas y pencas están verdes se utilizan en caldos. Si las pencas son blancas o doradas, resultan tiernas y crujientes para consumirlas crudas, en tiras o ralladas, como un complemento ideal de las ensaladas. El jugo fresco elaborado con los tallos y las hojas, mezclado con zanahoria y manzana, suaviza su sabor.

Elección y Conservación

Un apio fresco de calidad es aquel de apariencia lustrosa, tallos o peciolos gruesos, compactos, firmes, crujientes y de color verde claro; con las hojas verdes, frescas o levemente marchitas. Deben descartarse los apios blandos, con manchas y puntos secos, con tallos o ramos superiores de color blanco.

El apio se conserva durante 2 o 3 días en el frigorífico, mejor envuelto en papel húmedo, y también sumergiendo la parte inferior de su tallo en agua.  Se puede congelar, aunque al descongelarlo pierde su textura crujiente.